En Blog

El biomagnetismo cuántico, fusiona la metodología denominada «par biomagnético», con la «kinesiología cuántica». La kinesiología cuántica, creada por nosotros (Fernando Bernal y Vicenta Alguacil) desde 2008, es a su vez el fruto de combinar nuestro conocimiento de la quinesiología, la kinesiología holística y algunos conceptos de la física cuántica como por ejemplo, los fenómenos de no localidad que se describen en el teorema de John Bell.

¿Qué es el biomagnetismo terapéutico?

Creado por Isaac Goiz, el par biomagnético es una innovadora técnica para el tratamiento de innumerables patologías y trastornos, muy especialmente las de origen infeccioso. Es muy eficaz, barata e inmediata y no usa técnicas ni productos costosos. Pertenece al grupo de «medicinas sin medicamentos». Como complemento de la kinesiología cuántica es excelente.

La kinesiología cuántica

Es un nuevo modo de concebir y aplicar la kinesiología y como otras formas, ésta ayuda a indagar en las particularidades y estados del/la paciente para poder ofrecerle un diagnóstico holístico, las posibles causas que lo han originado y un tratamiento eficaz e inocuo, a poder ser barato. Muy simple, directa y rápida, apenas usa instrumentos y prescinde completamente de mudras. Sus resultados son excelentes.

Procedimiento kinesiológico

El AR (arm reflex, o reflejo del brazo) se trata de un sorprendente rasgo evolutivo que compartimos algunos mamíferos y que consiste en un alargamiento del brazo dominante y otras zonas del cuerpo, al ser sometido a determinados estrés. No me parece verosímil que este rasgo evolutivo sea muy antiguo pues, muy probablemente, las culturas de larga tradición chamánica, medica, naturopática, etc., como la vedanta y la ayurvédica en India, la medicina tradicional china, la alquimia, etc., de seguro que hubieran detectado este rasgo y lo hubieran explorado para su comprensión y aplicación, han hecho cosas mucho mas difíciles. Como definición ortodoxa, podemos decir que: «el AR, es un fenómeno que se origina en la conciencia que, en su necesidad de comunicarse e interactuar con la mente y ante la demanda de la intención, provoca una reacción de tipo neuro muscular que da lugar al AR».

En síntesis

El modo «clásico» de Goiz, de testar el par es: el paciente en decúbito supino, con los pies calzados, el terapeuta irá enumerando en voz alta uno a uno todos los pares, hay cientos, lo cual puede resultar muy tedioso para el paciente y además, cansado para el/la terapeuta.

De este modo el número de pares a colocar, respecto al modo cuántico es muy elevado. Con la kinesiología cuántica se hace diferente pues se testa ARs con las manos y brazos del paciente y lo mas habitual es que salgan uno o dos pares a colocar en cada sesión y además, las sesiones normalmente se reducen a una o dos.

Actualmente, se han descrito cientos de pares biomagnéticos, que a su vez, identifican el mismo número de patologías de los organismos humanos. No obstante con la kinesiología cuántica, esto se simplifica enormemente, es mucho más sencillo, más rápido e igualmente eficaz.

Procedimiento con kinesiología cuántica

Si trabajas con kinesiología cuántica, para la aplicación del par biomagnético, es preciso llegar a un punto en que el testaje te define una patología o disfunción, en cualquiera de los apartados que esta metodología contempla y testando «te dice» que «Sí» conviene tratarlo con par biomagnético y es prioritario.

Ahora necesitarás: la cabeza y el conocimiento de kinesiología cuántica, la conciencia, tu cuaderno describiendo los apartados reservorios, el listado de los pares comunes, cinta adhesiva de papel y tus imanes.

Primero testa los «pares reservorios», si encuentras un par reservorio que corrige el AR grabado, verifica si es prioritario. Si no lo es, sigue buscando y cuando encuentres uno que corrija y sea prioritario, asegúrate de que no es solo información, si lo es la desprogramas. Coloca el par seleccionado.

Una vez colocado el primer par, comprueba que el AR que tenía el paciente se ha desvanecido. Si no se desvanece, algo está incorrecto. Verifica qué es y continúa.

Colocado y verificado el primer par, pregunta: ¿algún par más? y si aparece un nuevo AR, vuelve a testar los pares reservorios desde el principio. Si no sale un par reservorio, sigue testando los pares comunes y si sale otro y es prioritario, colócalo, verifica que el AR grabado despareció y así sucesivamente hasta que no aparezcan más ARs.

Testa el tiempo que deberán permanecer puestos los imanes y espera. Retira «todos» los imanes.

Testa si el paciente debería volver a terapia de pares y fin por el momento.

Fernando Bernal Martín
www.centrovidasana.com

 

Artículo publicado en Revista Natural

Biomagnetismo Cuántico. Adaptación sintética para la kinesiología cuántica

Post Recomendados